1. Tener las fichas técnicas de los productos, de TODAS las materias primas.

Nos dan la información de alérgenos para las materias primas

2. Elaborar recetario por platos, con todos los ingredientes.
Informe de “alérgenos por ingredientes”
3. Estudio de contaminaciones cruzadas en las instalaciones.

Los puntos de contaminación cruzada introducen alérgenos que no sabíamos que estaban ahí. Pueden cambiar radicalmente un plato.

4. Informe final. “Declaración de alérgenos”