¿Cómo evitar contagiarnos con el anisakis? ¡Toma nota!

In Atrévete by DIgital

Gabriela Brieba, Experta Europea en Calidad y Seguridad Alimentaria y consultora para empresas en “Sanpani.org”, ha conectado una semana más con los atrevidos para demostrarnos que la “Ciencia atrevida no es aburrida”. Hoy hablamos del falso pescado fresco y del anisakis .

El “pescado fresco” como tal ya no existe… por nuestro bien. Los peces capturados se congelan durante un tiempo para evitar la proliferación de parásitos en su interior. Casi la mitad del pescado que comemos tiene parásitos. Uno es el Anisakis, el gusano nematodo, pequeñito y blanco, visible a simple vista. Sus efectos son muy perjudiciales para la salud porque puede provocar gastroenteritis y graves reacciones alérgicas.

¿Siempre hubo Anisakis en el pescado? ¿O su presencia ha aumentado?
Si hoy hablamos más del anisakis se debe al incremento del número de alérgicos al anisakis y el aumento del consumo de pescado crudo o poco cocinado. Tampoco ayuda la práctica cada vez más extendida de destripar los pescados en alta mar y arrojar sus vísceras al agua. En las tripas es donde se concentran los nematodos mientras que el pez está vivo y si otros peces se las comen se infectan, propagándose el parásito y concentrándose en las especies marinas de mayor tamaño.

En el pescado fresco, el parásito está vivo y en movimiento. Al morir el pez, se traslada a los músculos y forma un quiste. Si comemos pescado crudo, poco hecho o marinado aumenta el riesgo de ingerirlo. El anisakis solo muere si congelamos el pescado, y si lo consumimos cocinado. Comer pescado es importante (al menos 2 o 3 veces por semana) y vamos a seguir haciéndolo. Lo que cuenta es mantener a raya al parásito.

¡Escucha aquí!