¿Podemos reutilizar los envases? ¡Sí… pero mucho ojo!

In Atrévete by DIgital

Gabriela Brieba, Experta Europea en Calidad y Seguridad Alimentaria y consultora para empresas en “Sanpani.org”, conecta una semana más con los atrevidos para demostrarnos que la “Ciencia atrevida no es aburrida”. Hoy se centra el la reutilización de los envases.

Rellenar las botellas de agua es una práctica habitual pero estos recipientes fueron pensados, diseñados y fabricados por sus respectivas compañías con la idea de un solo uso. ¿Cuáles podemos reutilizar?

Si tenemos interés en dar varios usos a la botella de agua lo adecuado es planificarlo y comprar una que soporte el trote. La mayoría de los plásticos de las botellas de agua se pensaron para el almacenamiento temporal y uso inmediato. No aguantan bien el manoseo, la cantidad de químicos detergentes o el cloro del agua del grifo… Solo aquellas botellas que se comercialicen para ser rellenadas habrán pasado los controles adecuados a la resistencia del reuso, los lavados y el trote.

¿El aguante de los envases de bebida depende solo del material con que se fabrica?

El mayor riesgo para la salud asociado a la reutilización de los envases es microbiológico. Por un lado, el deterioro por el uso diario de la botella puede provocar la rotura física del material, pero por otro lado, están los microorganismos habituales de nuestra boca, de nuestras manos, de las superficies donde pongamos la botella, del interior del bolso donde llevamos la botella… Estos son los que hacen viable o no el reuso del envase. Ya sea bebida o comida, la viabilidad de tener envases rellenables es el nivel de higiene con que los tratemos y la frecuencia de cambio si los envases amarillean o tienen daños.

¡Escucha aquí!