¿Qué son los fructanos? ¿Pueden provocar problemas digestivos?

In Atrévete by DIgital

Gabriela Brieba, Experta Europea en Calidad y Seguridad Alimentaria y consultora para empresas en “Sanpani.org”, ha conectado una semana más con los atrevidos para demostrarnos que la “Ciencia atrevida no es aburrida”. Hoy hablamos de los fructanos en los problemas digestivos

Una información reciente de varias publicaciones apunta hacia un nuevo sospechoso de problemas digestivos graves: los fructanos. Es muy habitual enredar datos y esto no ayuda nada a la divulgación científica.
Todo lo que se muestra como novedad en esta nueva información está fuera del entorno de los celiacos, no tiene nada que ver con la celiaquía. Está relacionado con una afección denominada “sensibilidad al gluten no celiaca” que aún está en estudio abierto y que cada avance es una batalla ganada pues muestra una gran complejidad y variedad de características. El punto en común y el lugar de donde viene la confusión es que el detonante de ambas afecciones hasta ahora se creía el mismo: la ingesta de gluten.

¿Dónde está la novedad de la noticia y en qué consiste?
La novedad reside en que se ha vinculado la ingesta de unos compuestos llamados fructanos: serían igual de culpables que el gluten o incluso lo exculparían, siendo los fructanos los verdaderos detonadores de los daños digestivos. Esto es muy importante para todos aquellos que no cuentan con un diagnóstico claro de sus problemas digestivos e intestinales, ya que ayuda en la búsqueda del verdadero culpable de lo que sufren a diario.

¿Qué son los Fructanos?
Los fructanos son carbohidratos, polisacáridos y oligosacáridos formados exclusivamente por unidades de fructosa. Aparecen en vegetales que incorporamos frecuentemente en nuestra dieta como puerros, ajo y cebolla, también en cereales con gluten como el trigo y centeno . El cuerpo humano no puede digerir los fructanos, llegan al intestino sin modificar y allí las bacterias los fermentan.
Es muy curioso porque son considerados fibra alimentaria (fibra soluble) y se les atribuyen muchos beneficios. Sin embargo, en personas sensibles, la suma continua de pequeñas cantidades de fructanos es la que provoca los síntomas habituales de la sensibilidad: problemas de gases, distensión abdominal y el Síndrome de intestino irritable.